sábado, 16 de julio de 2011

No pidas más de mí; esto es todo lo que soy. No te pases todo el día revisando mis ausencias, anotando mis faltas, multando mis desaciertos, porque empezaré a ser como tú quieres que sea, en lugar de ser quien soy. Y cuando eso suceda, cuando sea menos sensible, más dulce, menos gritona, más equilibrada, más comprensiva, seré el producto de sumas y restas hechas por ti, no por mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario